Acceso
Crear una cuenta

Escribe tu email para crear una cuenta.

Filtro

Marca

Mostrar todo Ocultar

Precio

5 € - 27 €

Novedades

En Oferta

No hay opción disponible en este grupo

Promoción

No hay opción disponible en este grupo

Piernas cansadas y varices

Las piernas cansadas alertan la insuficiencia circulatoria en las venas, lo cual empeora con el calor, pues aguantan más presión, los vasos sanguíneos se dilatan y tiene mayor volumen de sangre.

Para relajar se puede recurrir a los comprimidos de Aquilea piernas ligeras o el gel Venalip. Las plantas hamamelis, rusco, castaño o la ducha con agua fría en sentido ascendente en las piernas, disminuyen la hinchazón y desaparecen el dolor de pies y la pesadez en las piernas.

VER FILTROS

¿Qué produce el dolor de piernas cansadas?

Hay quienes no le prestan atención al cansancio de piernas, porque “no son un mal de morir”; pero esta sensación nos avisa que algo no anda bien con el sistema circulatorio. La pesadez en los miembros inferiores interfiere directamente en el desenvolvimiento de la persona y su calidad de vida.

Probablemente el exceso de actividad física en un día termine provocando tensión en las piernas; cuando se trata de síntomas constantes la realidad es otra.

Nos referimos a cansancio, hormigueo y presión con dolor. Las piernas se vuelven tan pesadas que se dificulta caminar o mantenerse en pie; esta situación también ocasiona calambres o molestias, incluso en pantorrillas y tobillos, hasta el punto de hincharlos.

Cansancio en las piernas piernas: insuficiencia venosa

Podríamos decir que las piernas cansadas son el síntoma detallado de la insuficiencia venosa, un problema asociado directamente a la circulación.

Lo que ocurre es que las venas presentan inconvenientes para que la sangre fluya y retorne desde las piernas al corazón; lo hacen pero deficientemente, derivando en el cansancio, inflamación y formación de varices y celulítis.

Son las mujeres quienes están en mayor riesgo de sufrir este mal circulatorio, aunque los hombres también podrían padecerlo. En ambos casos la edad influye, pues mientras más adultos, las venas dejan de contraerse fácilmente, ya que pierden elasticidad.

¿Qué provoca las piernas pesadas?

A veces las piernas se tornan pesadas por cambios hormonales, por ejemplo durante la menstruación. En el periodo el cuerpo tiende a retener más líquidos y esto tiene como efectos dolores o molestias en las extremidades.

Por herencia familiar también hay riesgo de padecerlo. Además, los malos hábitos y el sedentarismo se traducen en deficiente circulación de la sangre, pues los músculos de las piernas no trabajan.

Fumar incide negativamente en las paredes de las venas predisponiéndolas a lesiones y dificultando el riego sanguíneo; la obesidad y el sobrepeso cansan las piernas, porque es mayor el peso que deben soportar, por eso hay que cuidar la alimentación.

Asimismo, el calor hace que se acumule mayor cantidad de sangre, porque las venas se dilatan más y suele retenerse líquido en las piernas.

Remedios para las piernas cansadas

Existen productos como el Podosan, un gel frío con aceite de argán y extractos vegetales que alivia la pesadez. Este activa la circulación en quienes pasan mucho tiempo de pie o sentados.

Aquilea Piernas Ligeras ayuda al retorno venoso, gracias a su base de Rusco, Castaño de Indias y Vitamina C. Las cápsulas de Venoforte aparte de favorecer la circulación, previene la retención de líquidos.

Para evitar las piernas cansadas, entonces hay que aplicar los siguientes consejos:

  • Elevarlas: tumbarse y subir las piernas hace que la sangre retorne sin problemas al corazón, sobre todo si nuestras jornadas implican estar todo el día de pie o sentados.
  • Hidrátate: no es solo tomar agua, sino usar crema de rápida absorción. Somatoline es un reductor drenante efectivo.
  • Usa agua fría: el agua fría acaba con la pesadez en las pantorrillas y las piernas. Puedes dar un masaje combinando alguna crema con el agua fría para que sea más relajante. Se recomienda hacer los movimientos iniciando en los pies y finalizando en los muslos, siempre en sentido ascendente.
  • Cuidado con la vestimenta: cuando nos ponemos ropa muy ajustada la circulación no fluye correctamente, por eso siempre serán mejor las prendas sueltas y nada de fajas, medias elásticas estrechas o cualquier otra de este tipo. El uso frecuente de calzado de tacón alto, es perjudicial.