Alimentacion del bebé

Como alimentar a un bebé de un año

La alimentacion del bebe es un tema que preocupa mucho a las madres y a los papás; en especial a los primerizos. Las dudas acechan y hay tanta información disponible al respecto que resulta a veces difícil distinguir entre lo conveniente y lo accesorio o innecesario. Para ello, te acercamos algunos datos precisos sobre aquello que necesita consumir tu hijo de doce meses y más.

La alimentación de los bebés

Tu bebé de un año seguramente ya haya iniciado la alimentación complementaria a partir de los 6 meses de vida y haya dejado atrás una alimentación 100% basada en biberones o en leches infantiles. Quizá haya comenzado con papillas, cereales con leche y algunas frutas. Pero, tras su primer cumpleaños, probablemente te preguntes como iniciar la alimentación solida de un bebé propiamente dicha. Hablamos de carnes, quesos y legumbres, por ejemplo…

Como iniciar la alimentacion solida de un bebé

Lo mejor es que lo hagas paso a paso y paulatinamente. Los alimentos se introducen de uno en uno, teniendo en cuenta que el rechazo de un alimento en una primera o segunda vez no significa que no le guste al pequeño. Hay que insistir, cambiar tal vez la forma de preparación o presentación del plato, pero resistir como madre o padre hasta agotar las instancias.

¿El objetivo? Que tu niño añada a su dieta la mayor cantidad y variedad de ingredientes posibles.

Alimentación solida de los bebés

Alimentación solida de los bebés

De acuerdo con los datos aportados por la tabla de alimentación de un bebe de esa edad que nos proporciona la Asociación Española de Pediatría (AEP) deberían ir incorporándose papillas de cereales y purés con más grumos (ya no tan licuados o procesados como hasta ahora), algunas clases de pescados (como el salmón), huevos, quesos tiernos (no picantes) y legumbres sin piel.

Pautas para iniciar la alimentación solida

Las pautas de alimentación del bebé de un año son las siguientes:

  • Mantener la ingesta diaria de la leche materna o de fórmula a libre demanda (siempre que ello no impida que se alimente de manera variada y equilibrada)
  • Sumar verduras y hortalizas cocidas, complementar los desayunos con yogures a base de bífidus o lactobacillus
  • Reducir al mínimo el consumo de alimentos ultra procesados y azúcares añadidos.

Por último, vale aclarar que las mamás y los papás de niños de un año, tras haber dejado atrás el fantasma de la mala alimentación de los recién nacidos, deben procurar medir la cantidad de proteínas que consumen sus hijos, ya que está comprobado que ingieren bastante más de lo que necesitan.

Ahora que sabes casi todo sobre la alimentación para el bebé, intenta incorporar las sugerencias una a una, y brinda a tu peque el tiempo suficiente para que asimile algunos nuevos sabores y formas de preparación de su comida de todos los días. Verás cómo poco a poco va aprendiendo a comer de todo y a disfrutarlo.

Dejar un comentario