Mascarillas faciales

Tipos de mascarillas: ¿Cuál es la mejor para mi piel?

Las mascarillas faciales son uno de los productos más recomendables para que mantengas la tersura y la elasticidad de tu piel. Te descubrimos, en los siguientes apartados, los tipos existentes y los mejores consejos para escoger la más adecuada para tu caso particular, y por supuesto, te recomendamos algunos de los productos de cosmética facial más usados.

Tipos de mascarillas

Es importante aclarar que cada mascarilla tiene una función distinta por lo que dependerá del tipo de tratamiento que quieras llevar a cabo la elección de la más idónea.

Mascarilla hidratante

Es la más recomendable para ti si tienes la piel seca. Suele estar fabricada en algodón o celulosa. Las alternativas de hidrogel son muy aconsejables para lograr un efecto inmediato.

Mascarilla facial exfoliante

Si tienes la piel grasa, apuesta por esta alternativa. Las mascarillas clásicas te exigen masajear la piel durante unos minutos antes del aclarado. Las más modernas, conocidas como «de burbujas», te permiten aplicártelas, esperar a que el producto comience a hacer espuma y retirarlas siguiendo las instrucciones del artículo.

Así, lograrás eliminar los puntos negros y limpiar los poros fácilmente reduciendo los brillos faciales que provoca el exceso de grasa en la piel de tu rostro.

Mascarilla de arcilla

Es apta para todo tipo de piel. Se caracteriza por llevar a cabo una limpieza profunda y por aumentar la suavidad de la piel. Se aplica, se deja secar durante unos minutos y se retira con facilidad.

Mascarilla facial arcilla

Mascarilla facial de arcilla

Mascarilla magnética

Es purificadora, idónea para cualquier tipo piel y se caracteriza por tener que usar un imán para retirar las partículas de hierro que contiene. Sus efectos son muy recomendables para mantener la piel joven y tersa.

Mascarilla de oro

Se aconseja para pieles que han comenzado a presentar los primeros síntomas del paso del tiempo. Es recomendable a partir de los 40 años. El oro logra tensar la piel y devolverle su aspecto natural, es similar a las cremas antiarrugas.

Mascarilla de efecto tensor

En este apartado entran distintas variantes como las específicas para la zona del contorno de ojos o el cuello. Es posible disfrutar de sus efectos en pocos minutos, aunque en repetir su aplicación de forma periódica reside el secreto para que luzcas siempre una imagen perfecta.

Mascarilla en polvo o en crema

La primera modalidad permite que la prepares cómodamente en tu casa. La segunda, viene ya lista para su uso. En este último grupo se encuentran las denominadas multimasking, un conjunto de cremas específicas para cada zona de la cara. Podrás escoger un poco de cada una de ellas, aplicártela en el área que necesita tratamiento y aprovechar al máximo tu tiempo para mejorar tu piel.

Si te preguntas cada cuanto una mascarilla facial debería de usarse, recomendamos hacerlo una vez a la semana las hidratantes y cada dos o tres semanas las exfoliantes. Aconsejamos sacar todo el partido posible a las mascarillas faciales y proteger tu salud cutánea.

Dejar un comentario