Cremas nocturnas

Ventajas de usar tratamientos faciales de noche

¿Has oído hablar del tratamiento facial utilizado durante la noche para mimar al máximo el rostro? Seguramente, pienses que aplicarlo durante el día puede darte los mismos resultados. Este es un error bastante frecuente.

A continuación, te enseñamos más acerca de este procedimiento y cómo realizarlo adecuadamente.

Cosmética facial, ¿cómo actúa realmente?

Sabemos que las cremas de noche resultan ideales si deseas que tu piel descanse del ajetreado ritmo diurno. ¿Cuáles son las principales ventajas?

  1. Es durante la noche cuando tus células se regeneran con el debido descanso, incluyendo las de la piel. En cierto modo, esta puede recomponerse y estructurarse nuevamente para hacer frente a la aparición de arrugas o de líneas de expresión. Las cremas de noche pueden potenciar todos estos procesos, ya que actúan en profundidad.
  2. Estos tratamientos de cosmética facial también te van a aportar ingredientes, como, por ejemplo, antioxidantes, que ayuden a que la piel no sufra en exceso a lo largo del día.
  3. Vas a notar cómo te despiertas con un rostro más vivo y energético. Además, también disminuirán las opacidades y las manchas en la piel, aunque si tu objetivo es este deberías usar una buena crema antimanchas.

Ante todo, recuerda que, junto a estos tratamientos de cosmética, es esencial que duermas lo suficiente (al menos 8 horas al día) para permitir que el cuerpo regenere todos los tejidos del organismo correctamente.

Aplicación de Cremas faciales

Aplicación de Cremas faciales

¿Cómo utilizar las cremas de noche para la regeneración de la piel?

Algo que debes tener claro es que las cremas nocturnas no solo cambian en su composición, sino también en su textura. Algunos productos buscan, además, nutrir, drenar y exfoliar. Es a partir de las 22 o 23 horas cuando es recomendable que empieces tu rutina facial.

Para empezar la limpieza facial nocturna, es muy importante que te desmaquilles adecuadamente. Puedes utilizar un poco de jabón y agua tibia, aunque, si tu maquillaje es muy pesado, te recomendamos que uses algún aceite natural de una marca específica.

Posteriormente, has de verter en un algodón un poco de agua micelar o alguna leche limpiadora para recoger las impurezas del cutis. Procura secarte sin utilizar una toalla, sino dejando al aire tu rostro.

Para retirar las impurezas, es preferible el uso de una crema hidratante. En ocasiones, también puede servirte un sérum o un exfoliante para que, de este modo, consigas unos resultados increíbles (puedes utilizarlos varias veces al día). Las mascarillas también están indicadas, aunque reserva su uso a una o dos veces por semana.

El último paso es aplicarte la crema nutritiva que te aportará los anteriores beneficios comentados. Procura no dormirte con el rostro sobre la almohada, sino boca arriba.

En conclusión, el tratamiento facial nocturno proporciona numerosos beneficios para tu piel.

Te animamos a seguir los pasos anteriores.

Dejar un comentario